El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Érase un tiempo en el que cuando un Udege veía a un ciervo, creía ver un hombre-ciervo; cuando miraba un tigre, veía un hombre-tigre. En aquellos tiempos toda clase de acontecimientos le ocurrían a la gente (udegei). ¡Qué cosas pasaban entonces, que ya no ocurren más!“
Cuento Udege

El pueblo Udege ha habitado la Jungla Boreal desde hace cientos de años. Debido a su estrecho contacto con la Naturaleza, sus creencias están plagadas de referencias a fuerzas sobrenaturales que han de ser respetadas.

En 1997 un cazador ruso llamado Markov encontró el rastro de un gigantesco tigre del Amur. A pesar del riesgo, Markov vio en las huellas del tigre la promesa de un futuro mejor. Su plan era sencillo, pero pese a disparar al tigre no fue capaz de abatirlo. Los Udege creen que si alguien ataca a un tigre sin motivo, el Amba le dará caza. Sin saberlo, Markov había invocado al Amba, el lado oscuro del tigre.

Durante las siguientes 72 horas, el animal rastreó a Markov y lo mató con una violencia inusitada. Posteriores investigaciones sugieren que el tigre planeó sus movimientos con una extraña mezcla de estrategia e instinto, y más importante todavía, con una claridad de propósito escalofriante: el Amba buscaba venganza. Esta creencia animista constituye el punto de partida para explorar, experimentar y documentar el impacto de la Naturaleza en la cultura Udege a través de uno de los últimos reductos del chamanismo: la cultura del cazador.